Relatos de Dogging

La primera vez que me supe observada

Un mediodía me dijo mi chico que me iba a llevar a un apartamento por horas muy chulo para pasar un buen momento en el rato de la comida.
Me pareció una idea estupenda, así que me recogió y nos fuimos hacia el lugar.
Una vez llegamos, llamo a un telefonillo y se abrió la puerta directamente.
Según subíamos en el ascensor con el consiguiente magreo de culo que me dio (tiene devoción este chico con estar tocándome el culo), al salir y dirigirnos a la puerta, saco un pañuelo negro y me dijo…
“Vas a entrar con los ojos vendados, es tan chulo que lo irás descubriendo poco a poco. Además, quiero que sientas sin dejarte ver”
A mi, que me encanta estar con los ojos vendados, evidentemente no me pude resistir.
No escuché tocar timbre, ni ruido de llaves, solo sentí como la puerta se abría y el me guiaba en mi camino.
“Tranquila, te guío, despacio, vamos a la habitación ahora directamente”
Se supone que llegamos a la habitación, dado que se paró, me paro y de seguido empezó a besarme agarrando con fuerza mi culo. Sus besos me excitan sobremanera y hace que me encienda en cuestión de segundos.
“Estamos a los pies de la cama, te ayudo a sentarte en el borde”
Una vez sentada, me quito las botas con delicadeza, me puso de pie y desabrochó mis pantalones y los quito, hizo lo mismo con la camiseta que llevaba puesta dejándome en ropa interior, con un conjunto negro, pequeñito, simulando el cuero que me sentaba estupendo y que me había puesto para disfrutarlo con él (pensaba que solo con él)…
Recuerdo sus caricias por mi espalda, mis caderas, mi culo, pasaban de suaves a más fuertes en cuestión de segundos, me dio la vuelta pegando mi espalda sobre su pecho y no se en que momento lo había hecho, pero él ya estaba desnudo y sentía su polla rozando mi culo, con lo cual lance mi mano a buscarla y empezar a masturbarle, sobre todo con fuerza cuando soltó mi sujetador y empezó a acariciar y a dar ligeros pellizcos en mis pezones que estaban como piedras (como habréis podido comprobar en algunas de mis fotos, enseguida se me excitan).
Me sentó a los pies de la cama y me dijo…”apoya las manos en el colchón y no las levantes para nada”, obedecí y en ese momento empecé a notar como pasaba la punta de su polla por mis labios, la pasaba recorriendo mi cara, mi cuello, hasta volver a mi boca y meterla dentro mientras me agarraba del pelo y él controlaba el ritmo y la profundidad de la entrada de su polla en mi boca.
“Échate hacia atrás y túmbate”, lo hice y sentí como me quitaba el tanguita, abría mis piernas, paso ligeramente su dedo por mi sexo y lo siguiente que note fue su lengua. Me comía y yo arqueaba la espalda, gemía y me retorcía…
Su lengua empezó a subir por mi vientre, ombligo, mis pezones, mi cuello y al llegar a mis labios, su lengua se introdujo en mi boca al mismo tiempo que su polla en mi coño. Intente soltar un gemido, pero tenía la boca llena de sus besos.
Me penetraba con fuerza, despacio, rápido y lento notando cada centímetro de su polla entrando, le notaba encima de mí y sentía como se separaba mientras me penetraba a la vez que me agarraba las tetas.
Le pedía que me dejara sentarme encima de él.
“Aún no” me dijo
Y me incorporo, me hizo girar sobre mi, me puso en 4 y según se colocó detrás de mí me penetro hasta muy muy dentro, y ahora sí gemía sin nada que me tapara la boca, me agarraba de las caderas y me presionaba contra él en cada penetración.
“Me encanta esta vista de tu culo y el bamboleo de tus tetas” me decía (y me dice siempre).
“Me voy a correr, quiero hacerlo en tus tetas”, y me giré y sentí su líquido caliente vertiéndose sobre mi pecho.
Yo sonreía, “Bueno, quieres ver la habitación?”me dijo. Me quito el pañuelo y me encontré a los pies de la cama a un chico, sentado en el sillón, totalmente desnudo y con su polla en la mano recién se había corrido.
Di un brinco hacia atrás, un pequeño grito y de mi boca solo salió… “Ay, que vergüenza…” Tapándome con la sabana que había.
Ya veis, tapándome!!!! Me acababa de ver completamente desnuda, teniendo sexo total y yo dije…”que vergüenza”🤦.
Ese día enseguida me vestí y preferí marcharme de allí.
El chico era muy agradable y posteriormente quedamos para hacer cosas con el que ya os contaré.
A mi chico casi lo mato ese día. Menos mal que no lo hice, porque ahora me encantan las situaciones!!!! Jajajajaja
Y está fue la primera vez que supe que fui observada totalmente.
Espero que os haya gustado esta experiencia.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba