Relatos de Tríos

Trío con su Jefe

Ella ya me había confesado varías veces que le ponía mucho su jefe, habíamos fantaseado con un trío muchas veces y como se ponía de pensarlo… el tipo era bien parecido, un poco mayor que nosotros.
Mi chica me había comentado que tonteaban, pero que no habían pasado de algún tocamiento mutuo. Eran los últimos en abandonar las oficinas y le daba morbo que el le hiciera una proposición más directa y follárselo.

Bueno, un día después de una cena de empresa, fui a recogerla, salieron juntos del restaurante, era el final de la cena y ella no quería irse de fiesta, intercambiamos unas palabras y el no propuso tomar una cerveza en un pub irlandés cercano, de esos con sofás con ligera intimidad. Nos pedimos unas pintas, mi chica ya estaba contentilla, había bebido algo durante la cena y no tiene costumbre, por lo que estaba más desinhibida que de costumbre. Así que pronto empezó a insinuarse un poco a su jefe que al principio se mostró cauto, ella me miraba de reojo para ver mi reacción. Reconozco una mezcla de celos y excitación, ella me conoce, así que con disimulo por debajo de la mesa me toco y comprobó que empezaba a ponerse un poco dura. Así que entro más fuerte mientras mostraba más su generoso escote, ahora el intimidado era su jefe, no sabía si lanzarse o irse, estaba tenso a la vez que se le veía con fuerte deseo sexual. Ella le toco los botones de la camisa y dejo deslizar el dedo por su torso. El me miro, yo a él y a ella, los dos tensos, ella con sonrisa picara y mirada chisposa por el alcohol. Puso la mano en su pierna mientras confirmaba que yo estaba empalmado. Al verlo, deslizo su mano hacia el paquete de su jefe que rápidamente estaba también empalmado. Ella nos dijo, como me gusta dos pollas duras para mí, mientras las tocaba y nos miraba a los dos. Nos propuso ir al apartamento, dudamos pero insistió, fuimos los tres en mi coche, a mitad camino ella salto al asiento de atrás, cogió la polla de su jefe, la meneó y chupó… reconozco haberme puesto celoso, pero que coño, íbamos a disfrutar, estaba muy morbosa, pensé voy a pegar el polvo de mi vida, además si no folla con él delante de mi, lo hará a mis espaldas igualmente… continué conduciendo mirando de vez en cuando por el retrovisor. Entre celos, recordé los polvos con ésta fantasía, se me puso dura….

Llegamos, ella siguió comiéndosela, el no pudo aguantar y se corrió… subimos, en el ascensor los dos le metíamos mano a ella y mi chica jugaba con mi polla… ya dentro nos quitamos la ropa rápidamente y en segundos estábamos en la cama, se me subió encima y me cabalgó mientras el y yo le tocábamos los pechos hasta correrse, ésta vez nos corrimos prácticamente a la vez y mi polla seguía dura después de correrme como hacía tiempo que no me ocurría. Ella se dejó caer encima de mí, mientras su jefe, acariciaba su espalda y su culo. Al cabo de un rato de descanso, ella comenzó a moverse de nuevo, yo seguía con la polla dura y su jefe ya se había recuperado. Se incorporó y cogió una con cada mano…se tumbo y le pidió que la follara y yo mirase, así hicimos, fue una experiencia muy intensa y excitante… después nos quedamos medio dormidos. Al despertarnos al acabo de un rato, ella seguía igual de cachonda y pidió más, ésta vez fui yo el que la penetró, estaba muy húmeda y abierta, con cara de vicio, se corrió antes que yo… me prometió que ésto me lo compensaría… MHM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba